Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

PRESENTACIÓN DE ENTRE VAMPIROS EN CÁDIZ

Tengo el placer de invitaros el próximo viernes dia 2 de Marzo a la presentación de Entre Vampiros en mi tierra, en Benalup-Casas Viejas, Cádiz. Ya os adelanto que para mí es una ocasión muy especial, y que no será una presentación al uso, pretendo que sea un acto muy ameno en el que los lectores de la novela tengáis el protagonismo que os merecéis y en el que pienso haceros un regalo, algo completamente inédito que creo que os gustará. En fin que me apetece veros y hablar un poco, debatir y sobre todo que me preguntéis todo aquello que os apetezca saber, curiosidades y demás... Ya sabéis, estáis todos invitados :) Mordiscos afectuosos para tod@s ;).

Rumores

Los rumores dicen que ya no la quiere los rumores dicen que la engaña que anda con una jovencita a la que dobla la edad.
Pero ella sabe que la ama, y que nadie como él la hará temblar tocar el cielo con los dedos, con su modo de amar.
Por eso cierra los ojos, y cubre sus oídos, hasta que el rumor la arroye como un torrente desbocado y sus ojos se abran para no volverse a cerrar se aferrará a lo que siente sin importar nada más.
Y que la gente siga hablando ¿acaso alguna vez van a parar?

Red Shoes

Se quitó los zapatos  rojos y los dejó sobre la mesita. Él cerró la puerta y se marchó, sin volver a mirarla siquiera. Su ansia depredadora había sido saciada. La joven se volteó en la cama y rompió a llorar en silencio. Lo había hecho por ellos, lo había hecho por ellos. Se repetía una y otra vez en una sórdida cantinela que poco aliviaba el escozor del alma. Lo había hecho por ellos, por ellos sería capaz de cualquier cosa, por sus hijos. Apretó en los labios una mueca de dolor y la tornó en una sonrisa forzada, por ellos.       Decidió que había llegado el momento de vestirse, la esperaban en casa, debía abandonar la habitación y olvidar que aquel hombre poderoso de manos con olor a tabaco la había tocado nunca.
Imagen: Red Shoes, del magnífico Jeremy Lipking

Permiso

¿Acaso pide permiso el beso para buscar tus labios furtivo?
¿Acaso pide permiso el alma para escapar hecha suspiros?,
Es por eso que para amarte yo no necesito permiso.