Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

Tu boca

Hace tiempo que no subo un poema, pero hoy me sentía inspirada, y así ha nacido Tu boca, espero que os guste. Por cierto, sólo quedan unos días para que Perderme en ti llegue en papel, el 4 de Febrero estará en todas las librerías en una edición preciosa, ¡qué ganas!



Tu boca
Es tu boca mi horizonte, mi destino elegido, mi norte, el rincón perdido de mi alma.
Es tu boca el sosiego del mundo, el calor del invierno el alivio a mis llagas.
En tu boca se pierden las horas y se prenden las ascuas. Es esa ola que me arroya, me lanza contra las rocas, irascible, desbocada.
Que me sube a los cielos y me deja que caiga. Que me lame las heridas mientras otras me rasga.
Esa es tu boca, mi sino, mi destino mi norte, mi muro, mi espada.
Tu boca tan cálida y dulce, a veces rabiosa, otras descarada. Capaz de las palabras más tiernas y la peor de las infamias.
Esa es tu boca, el origen de los susurros y los suspiros del alba, el pozo de los deseos donde se ahogan mis llamas.
Esa es tu boca,
mi cárcel, mi almohada.

Querido padre

     Con todo mi cariño para mis Caperucitas os dejo este regalo de Reyes, haber pasado la noche trabajando ha hecho que se retrase la entrega, pero dicen que nunca es tarde si la dicha es buena, y este regalo, en concreto me lo habéis pedido muchas veces. Es un pequeño relato en voz de Martin Robinson protagonista de mi serie Entre Vampiros, breve, pero intenso, y espero que lo disfrutéis mucho Caperucitas y Lobos. Ah, y quiero saber qué os ha parecido 😉



“Querido padre; Se me hace raro estar escribiéndole esta carta, sobre todo porque me enseñó que en esta larga existencia que nos ha sido concedida debemos ser lo más rigurosos posibles, ceñirnos a la realidad. Y sin embargo hoy, esta noche, me dedico a hacer todo lo contrario, a redactar estas palabras que sé que jamás leerá. Y lo hago por ella, por Anna, ella es quien me ha convencido de que será bueno para mí, para ambos de algún modo. ¿La recuerda? Seguro que sí. Anna es así, es inolvidable. Ella, la joven que trajiste hasta mí sin …