Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2011

De Amores y Pasiones Escritas

La pluma es valiente, mucho más que quienes entre sus manos la sujetan. Por eso ella se atreve, descarada, a revelar todo aquello que la boca, que los labios, de quienes con mayor o menor acierto la empuñan, no son capaces.
       ¿Y yo me pregunto porqué? ¿Por qué tenemos más valor por escrito que cara a cara con el destinatario de nuestras palabras? Quizá sea el hecho de la mágica soledad de escribir, de cuando nos encontramos a solas con el papel en blanco, cara a cara. Un papel dispuesto a que derrames sobre él tus sentimientos, sin tapujos ni dobleces. O quizá sea la ausencia de la amedrentadora presencia del otro la que nos otorga esa especial libertad.
       ¿Quién no ha escrito cartas de amor? Si aún no lo habéis hecho os animo a ello (¿qué esperáis?), porque no hay nada como desnudarse sobre un papel en blanco (metafóricamente hablando, me refiero, allá cada uno con sus fantasías :)). Esas misivas son puro sentimiento, sin importar si lleváis juntos tres días o tres…

¿Quieres saber si te gusta Entre Vampiros?

Si quieres saber si te gustará o no Entre Vampiros, si se asemeja a tus gustos literarios o simplemente si te apetece leer un poco, haz lo que harías en cualquier librería, ojéala.
       Clica en el banner de la derecha y podrás leer el primer capítulo íntegro. Bienvenido al mundo Dínorah, que lo disfrutes.

De sueños que se hacen realidad

Déjame contarte un secreto, algo que por mucho que parezca increíble es cierto, lo prometo. Presta atención porque sólo lo diré una vez, y será en voz baja, por eso de crear misterio. Y es que… Los sueños pueden hacerse realidad.
       Sí, créelo, es cierto. Yo tampoco lo hacía desde hace mucho. Pero estos meses la vida me ha demostrado lo contrario. Así que agárrate fuerte al tuyo, por descabellado que sea, apriétalo con energía contra el pecho (si ves que saca la lengua, afloja un poco, tampoco pretendemos asfixiarlo) y lucha por conseguirlo, porque, sé de buena tinta que, a veces, pasa. Se alinean los astros celestes produciendo el mágico eclipse, la maquinaria se pone a girar, y voilá, sucede.
       Ahora toca disfrutar del sueño cumplido, pasar la mano por encima con suavidad y palparlo hasta tomar conciencia de que es cierto, de que es una realidad viva. Y hasta incluso, por qué no, acostumbrarnos a su presencia lentamente, sin olvidar nunca lo que es; la materializa…