Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Una Casa Grande

Ella se levanta temprano, cada día, y después de saborear entre los labios el café bien caliente, de repetir muy bajito que aquel café de máquina nunca sabrá igual al café de “pucherete” que hacía su madre, al que ella y sus hermanos tomaban migado con pan, le da las gracias a la chica que le ha servido el desayuno con una sonrisa. Envuelta en su negra toca recorre con paso lento aunque decidido el largo pasillo, y entonces, de improviso, una cancioncilla se desliza suavemente entre sus dientes, con un sabor dulce y añejo a la vez, haciéndola sonreír. Unas letras de su niñez, las ha recordado y se siente orgullosa de ello.
Y como cada mañana de domingo toma asiento en el sillón de cuero azul del recibidor cercano a la puerta de la entrada, sola. Aunque sabe que permanecerá poco tiempo así, porque pronto Manuel recorrerá aquella habitación arriba y abajo con su andador metálico, en un pequeño ronroneo, antes de decidirse a sentarse a su lado. Y después, volverá a contarle por milésima v…

Mordisco nº 4, Demonios de la Noche

Pues ya somos más de 300 seguidores en Facebook, y aquí está mi regalo para tod@svosotr@s que con tanto cariño aguardáis cada letra de Entre Vampiros. Espero que disfrutéis leyendo este nuevo Mordisco de Entre Vampiros tanto como yo lo hice al escribirlo. Un beso enorme a tod@s y mil gracias por estar ahí :). Mordisco nº 4, Demonios de la noche
Mi nombre significa elegida, mi madre decidió otorgármelo porque fui la única niña nacida tras cinco hermanos, eso sí lo recuerdo. Aún a pesar de que los siglos continúen amontonándose sin que pueda volver a oír su dulce voz llamarme por él. Crecí a orillas del rio Oxo, en una ciudad entonces pequeña aunque emergente llamada Bactra, en pleno corazón de Asia. Mi padre era un humilde pastor y comerciante, de pieles, creo, y en mi privilegiada memoria aún conservo recuerdos de una infancia feliz. Crecí jugando entre cabras, corriendo detrás de tras las mariposas y bañándome en las calmosas aguas del caudaloso río. Fue allí donde le conocí, en el rí…