Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

De comportamientos primitivos

¡Esto es mío! gritó un homo sapiens, amenazando con un gigantesco hueso de mamut en la mano a otro hombre-mono que se le acercaba curioso. Bueno, en realidad diría algo así como ¡hu-hu-hu! Pero el otro lo entendió a la primera, de eso estoy segura.
Y el pobrecillo se apartó, dejando al homo sapiens alfa con su brillante colmillo de mamut entre las manos (su tesoro, como diría Gollum), sin saber, sin siquiera imaginar que nada volvería a ser lo mismo a partir de aquel aciago instante. Pues el ya citado sapiens alfa, acababa de descubrir, así envuelto en los pellejos disecados de cualquier animal, y lo más importante; sin notario ni nada, la propiedad privada.
Y a partir de entonces hubo más ¡hu-hus! y más manos en alto proclamando que aquel hueso, aquella piedra afilada e incluso aquellos piojos eran suyos. De su propiedad.
El tiempo ha pasado, unos pocos miles de años, así como si nada, y resulta abrumador comprobar lo poco que hemos evolucionado; Ese aparcamiento es mío y fulanito pr…

Nuevo Mordisco

El bravo Shapur, milenario guerrero persa, ha resultado ganador del sondeo que realicé en FB y Twitter sobre cuál de los personajes de Entre Vampiros deseabais que protagonizase el siguiente de los Mordiscos. Pues bien, como siempre a vuestro servicio ;), os dejo con La Mordida del Guerrero, que lo disfrutéis. 
Mordisco nº 2;  La Mordida del Guerrero

De lo que de verdad importa

La vida es un tren que pasa una sola vez, dicen.  Y en la mayoría de los casos, en este que muchos llaman el primer mundo pasamos por ella tan preocupados del devenir del día a día, del estrés, de las horas que nos faltan, que no nos damos cuenta de que en realidad todo es mucho más sencillo.
La infelicidad es como un gremling, basta con que le caiga una gota de agua (o un sentimiento negativo en este caso) y comienza a multiplicarse, a hacerse fuerte dentro de nuestros corazones.
Y de pronto nada es suficiente. No tienes suficiente conocimiento de inglés, ni suficientes notas, ni suficiente dinero, ni suficiente ropa, ni suficientes vacaciones en el extranjero, ni eres suficientemente delgado, ni suficientemente guapo…
¿De veras necesitamos tanto? ¿O es que somos nosotros mismos quienes nos hemos creado unas metas irreales y que tan solo nos ocasionan infelicidad.
La realidad es mucho más sencilla. ¿Qué tienes? Tienes un techo bajo el que cobijarte cada día, tienes ropa con la que ve…

Antes que tú me moriré, Gustavo Adolfo Bécquer

Antes que tú me moriré: escondido
en las entrañas ya
el hierro llevo con que abrió tu mano
la ancha herida mortal.

Antes que tú me moriré: y mi espíritu,
en su empeño tenaz
se sentará a las puertas de la Muerte,
que llames a esperar.

Con las horas los días, con los días
los años volarán,
y a aquella puerta llamarás al cabo.
¿Quién deja de llamar?

Entonces que tu culpa y tus despojos
la tierra guardará,
lavándote en las ondas de la muerte
como en otro Jordán.

Allí, donde el murmullo de la vida
temblando a morir va,
como la ola que a la playa viene
silenciosa a expirar.

Allí donde el sepulcro que se cierra
abre una eternidad,
todo lo que los dos hemos callado
lo tenemos que hablar.


Este es un poema poco conocido de mi autor favorito, grande Bécquer

De Paraísos Privados

           Ella adora volar. Cierra los ojos, extiende los brazos y entonces siente cómo el aire sopla con energía, elevando su cuerpo lentamente, meciéndolo con suavidad, agitando su largo cabello negro. Un aire puro y delicado que huele a sal y a yodo. Un aire con perfume de mar, de sol, de paz infinita, de tardes de domingo de verano. Cuando percibe cómo las puntas de sus dedos comienzan a empaparse de la esponjosa humedad de las nubes, decide que se haya lo suficientemente alto. Desde allí, desde su lugar privilegiado entre nubes, los problemas se ven muy distintos. Mucho más pequeños y por supuesto insignificantes. Desde allí todo, absolutamente todo, adquiere una perspectiva muy diferente. Y las gaviotas, esas curiosas irremediables, acuden a su lado, ansiosas por jugar a hacer malabares con ellos, con los problemas. Que convertidos en pequeñas bolitas negras de polvo oscuro son lanzados arriba y abajo por sus habilidosos picos anaranjados. E incluso puede que alguna tenga a bie…

Missed Angel

Mira absorto la ventana, con el corazón torturado de dudas. ¿Qué demonios ocurrió con su amor?
Ella estuvo lo suficientemente cerca para herirle. Estuvo lo suficientemente cerca para amarle. Pero se fue, sin decir adiós.
No hubo palabras de perdón, ni siquiera una explicación y se marchó.
Y ahora le toca vivir con la duda, de si volverá a tener un hogar una patria, un himno, una bandera con cuerpo caliente y piel de seda.
De si existirá un lugar tan cómodo a la hondonada de su esternón De si habrá una paz semejante a la que entre sus muslos encontró.
Y se siente sucio y miserable, por haberla perdido. Se siente inerme, vacío, porque ella llenaba su interior
La piensa y sonríe, y la sonrisa le duele como clavos en el corazón. Y se pregunta si podría retener un ángel. Aunque sabe a ciencia cierta que no.

De cegueras y otros males

Os dejo con mi regalo de Reyes para tod@svosotr@s deseándoos un feliz finde ;)

A veces, los ojos mienten cuando el amor nubla la razón, cuando la verdad golpea fuerte como puños, en el ciego corazón.
Cuando por piedad mientes sin que te tiemble la voz, cuando los besos saben a cenizas, ¿aún se le puede llamar amor?

De Universos Infinitos

Puede que haya un lugar exótico, místico, ahí fuera, donde nadie pueda dañarte. Puede que exista un espacio secreto en el que esconder la cabeza como una avestruz, una especie de universo paralelo. Donde tu profesora de lenguas romances no sea una arpía a la que tan sólo le falten las alas para salir volando, en la que tu mejor amig@ no haya cambiado tus secretos a cambio de un par de besos del macizorr@ de la clase, o en el que tu madre sea capaz de oír tus argumentos por una vez antes de darte la charla.
O puede que quizá en ese universo paralelo tengas un marido que no sea un desastre y sólo piensa en el fútbol, o incluso puede que tu mujer no esté más pendiente de las arruguitas que están surgiéndole entorno a los ojos que del hecho de que tu cumpleaños haya pasado sin pena ni gloria. Y quizás en ese universo paralelo, infinito, tus hijos adolescentes no sean unos egoístas que solo piensan en sí mismos.
Puede que lo haya, en serio, en alguna parte. Pero mientras encuentras el modo …